- Bionicle Trainspotting Side - http://bionicle.musclecoop.com -

Vitaminas (I)

El éxito deportivo depende principalmente de la dotación genética de los atletas con rasgos morfológicos, psicológicos, fisiológicos y metabolicos específicos para el desempeño de su deporte. Estos atletas genéticamente dotados tambien deben recibir una formación óptima para aumentar su potencia física, mejorar su fortaleza mental y proporcionar una ventaja mecánica. Sin embargo, los atletas a menudo tratan de ir más allá del entreno y usan de sustancias y ténicas, llamadas ergogénicos, en un intento de obtener una ventaja competitiva. Agentes farmacológicos, como los esteroides anabólicos y las anfetaminas, han sido usadas en el pasado, pero esta práctica ha dado lugar a la creación de una legislación antidopaje y protocolos efecivos de pruebas para ayudar a disuadir su uso. Por lo tanto, muchos deportistas han recurrido a diversas estrategias de alimentación, incluyendo el uso de varios suplementos dietéticos (suplementos deportivos), que a su juicio sean eficacez, seguros y legales.

Introducción

Los suplementos dietéticos son usados por los atletas de todo el mundo. En Estados Unidos, la Dietary Supplement Health and Education Act ha definido "suplementos dietéticos" como algo añadido a la dieta: (1) vitaminas, (2) minerales, (3) aminoácidos, (4) hierbas o plantas y (5) metabolitos/componentes/extractos, o una combinación de cualquiera de estos ingredientes. Además de los productos alimenticios orientados a atletas e individuos físicamente activos, numerosas compañias han comercializado suplementos dietéticos para deportistas, a menudo con la afirmación de que el rendimiento deportivo será mejorado.
El enfoque principal será sobre la eficacia de tales suplementos dietéticos sobre la mejora del rendimiento deportivo, con una breve cobertura sobre la seguridad, legalidad y eticidad.

Vitaminas: La teoría ergogénica.

La función de las vitaminas en el cuerpo humanos es como reguladoras metabólicas, que influyen en un número de procesos fisiológicos importantes para el ejercicio o el rendimiento deportivo. Por ejemplo, muchos de los complejos de vitamina B estan implicados en el procesamiento de hidratos y grasas para obtener energía, una consideración importante durante el ejercicio de intensidad variable. Varias vitaminas B son tambien esenciales para ayudar a formar hemoglobina en los glóbulos rojos, un importante determinante del suministro de óxigeno a los músculos durante el ejercicio de resistencia aeróbica. Además, las vitaminas C y E actúan como antioxidantes, importantes para prevenir el daño oxidativo en la estructura y el funcionamiento celular y subcelular durante el entrenamiento, teoricamente optimizando la preparación para la competición. Los detalles completos de las funciones y requerimientos vitamínicos estan disponibles en varios tratados de la National Academy of Science (1-4).

La deficiencia de vitaminas sin duda puede perjudicar el rendimiento deportivo. Una ingesta diaria de menos de un tercio de las RDA de vaira de las vitaminas B (B1, B2 y B6) y vitamina C, aun cuando otras vitaminas sean suplementadas en la dieta, puede dar lugar a una disminución significativa del VO2max y del umbral anaeróbico en menos de cuatro semanas (5). Sin embargo, la mayoría de los estudios indican que los deportistas que consumen dietas altas en calorías las cuales contienen los RDA de todos los nutrientes muestran pocas deficiencias de vitaminas o minerales (6). No obstante, datos de encuestas recientes indican que las vitaminas son el suplemento dietético más utilizado entre los diversos grupos atléticos (7). ¿Puede las suplementación vitamínica provista por una dieta sana, adecuada y balanceada mejorar el rendimiento deportivo?

Suplementos Vitamínicos : Eficacia.

Se han realizado estudios para evaluar el potencial ergogénico de prácticamente cada una de las vitaminas individualmente, asi como grupos de vitaminas y sustancias relacionadas, incluyendo el complejo vitamínico B, compuestos multivitaminicos/minerales y antioxidantes.

Vitaminas del complejo B y Colina.
Como muchas de las vitaminas B estan implicadas en el metabolismo de los carbohidratos, grasas y proteínas, su potencial ergogénico ha sido estudiado individualmente y en combinación. En general, aunque la deficiencia de vitaminas B puede afectar tanto al rendimiento deportivo aeróbico como anaerobico, su suplementación no ha demostrado mejorar el rendimiento de individuos bien alimentados. La suplementación con niacina puede influir en el metabolismo de la grasa, bloqueando la liberación de ácidos grasos libres (AGL) del tejido adiposo e incrementar la dependencia de utilización de hidratos, posiblemente lleve a un agotamiento prematuro del glucógeno muscular. Algunas investigaciones han indicado que el exceso en la suplementación de niacina podría perjudicar el rendimiento de resistencia aeróbica (8). Las vitaminas B1, B6 y B12 se cree que afectan a la formación de serotonina, un neurotransmisor importante involucrado en la relajación. Algunas investigaciones con grandes dosis (60-200 veces las RDA) de estas vitaminas han mostrado incrementos en el control motor y el rendimiento del tiro con pistola. Otros han sugerido que el efecto beneficioso esta relacionado con el papel de estas vitaminas para promover el desarrollo de neurotransmisores que inducen a la relajación (9). Nuevas investigaciones serían necesarias para evaular estos efectos sobre la mejora en deportes de precisión que dependen de un buen control motor. Sin embargo, cabe señalar que las dosis podrían superar el "Límite superior tolerable" (UL) de vitamina B6.

La colina, una amina, se encuentra de manera natural en una variedad de alimentos y su RDA esta agrupado con la vitamina B (2). La colina esta involucrada en la formacion de acetilcolina, un neurotransmisor cuya reducción en el sistema nerviosos podrías ser un factor contribuyente, teoricamente, a la fatiga. Debido a que los niveles plasmaticos de colina se ha observado que disminuyen despues de un marathon, la suplementación con colina teoricamente prevendría la fatiga. Investigaciones han demostrado que la suplementación con colina aumenta los niveles de colína en sangre en reposo y durante el ejercicio prolongado, y algunas investigaciones en laboratorio y campo han sugerido que el incremento de la colina en sangre esta asociada con una disminución significativa del tiempo para correr 20 millas. Sin embargo, otras investigaciones bien controladas han revelado que la suplementación con colina, aunque incrementan los niveles de colina en sangre, no ejercen ningun efecto ni en pruebas ciclista de alta intensidad aeróbica ni en tareas más prolongadas de ejercicio aeróbico (10). Por ejemplo, la suplementación con colina, aunque incremante los niveles de colina libre en sangre en corredores de maraton no tiene ningun efecto en el tiempo previsto o real (11).

Multivitaminicos y minerales.

La totalidad de la literatura sostiene el punto de vista que suplementos multivitaminicos/minerales son innecesarios para atletas o personas físicamente activas que llevan una dieta bien balanceada con suficientes calorias. Por ejemplo, muchos estudios han mostrado que la suplementación con multivitaminicos/minerales durante un periodo prolongado no tiene efectos significativos sobre el rendimiento físico (12, 13). En uno de los estudios más completos, Telford (14) evaluó el efecto a largo plazo (7-8 meses) de la suplemtación con vitaminas/minerales (100 a 5000 veces el RDA) sobre el rendimiento de atltetas de nivel nacional. Estos fueron probados en variedad de ejercicios específicos de cada deporte asi como en pruebas generales de fuerza, poder anaeróbico y resitencia aeróbica. No se encontró efectos significantivos de este protocolo de suplementación que mejoraran el rendimiento en comparación con aquellos que tomaban las cantidades de la RDA.

Referencias

Melvin H. Williams

  1. National Academy of Sciences: Dietary Reference Intakes for Vitamin A, Vitamin K, Arsenic, Boron, Chromium, Copper, Iodine, Iron, Manganese, Molybdenum, Nickel, Silicon, Vanadium, and Zinc. Washington, DC: National Academy Press; 2002.
  2. National Academy of Sciences: Dietary Reference Intakes for Thiamin, Riboflavin, Niacin, Vitamin B6, Folate, Vitamin B12, Pantothenic Acid, Biotin, and Choline. Washington, DC: National Academy Press; 2000A.
  3. National Academy of Sciences: Dietary Reference Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium and Carotenoids. Washington, DC: National Academy Press; 2000B.
  4. National Academy of Sciences: Dietary Reference Intakes for Calcium, Phosphorus, Magnesium, Vitamin D, and Fluoride. Washington, DC: National Academy Press; 1999.
  5. van der Beek E: Vitamin supplementation and physical exercise performance.
Journal of Sport Sciences 1991, 92:77-79. 

  6. Armstrong L, Maresh C: Vitamin and mineral supplements as nutritional aids to exercise performance and health.
Nutrition Reviews 1996, 54(Suppl):S148-158.
  7. Jacobson B, et al.: Nutrition practices and knowledge of college varsity athletes: A follow-up.
Journal of Strength and Conditioning Research 2001, 15:63-8.
  8. Bulow J: Lipid metabolism and utilization. In Principles of Exercise Biochemistry. Edited by: Poortmans J. Basel, Switzerland: Karger; 1993. 

  9. Bonke D: Influence of vitamin B1, B6 and B12 on the control of fine motoric movements.
Bibliotheca Nutritio et Dieta 1986, 38:104-9.
  10. Williams MH: Nutrition for Health, Fitness & Sports. Boston: McGraw-Hill; 2004.
  11. Buchman A, et al.: The effect of lecithin supplementation on plasma choline concentrations during a marathon.
Journal of the American College of Nutrition 2000, 19:768-70.
  12. Singh, A., et al. Chronic multivitamin-mineral supplementation does not enhance physical performance. Medicine and Science in Sports and Exercise 1992;24:726-32,.
  13. Weight, L., et al. Vitamin and mineral supplementation: Effect on the running performance of trained athletes. American Journal of Clinical Nutrition 1998;47:192-95,.
  14. Telford, R., et al. The effect of 7 to 8 months of vitamin/mineral supplementation on athletic performance. International Journal of Sport Nutrition 1992;2:135-53,.